Escuela20 

 
Búsqueda en los contenidos de la web

aplicacion de las nuevas tecnologias al sector educativo

Centros y Docentes

ESPACIO PARA DOCENTES TIC ACTIVOS DEL PROGRAMA ESCUELA 2.0
Directorio de recursos educativos catalogados por cursos y competencias,
blogs de profesores y centros, listado de herramientas 2.0, foros, noticias...

Está viendo: 
  •  
    • facebook (en nueva ventana)
    • twitter (en nueva ventana)
    • digg (en nueva ventana)
    • del.icio.us (en nueva ventana)
    • meneame (en nueva ventana)
    • fresqui (en nueva ventana)
    • technorati (en nueva ventana)
    • linkedin (en nueva ventana)
    • google bookmarks (en nueva ventana)
    • my yahoo (en nueva ventana)
    • my space (en nueva ventana)
  •       

Artículos y actualidad

5 consejos para ayudar al alumnado cuando se enfrenta a una muerte

La mayoría de los/las maestros/as tienen que lidiar en el aula con alumnos/as que se enfrentan a una muerte. Según una reciente encuesta, a la gran mayoría de los/las profesores/as les gustaría ayudar a estos/as estudiantes, pero consideran que no tienen la formación suficiente. La buena noticia, según nos cuenta Christine Park, presidenta de la fundación "New York Life", es que esta formación no tiene que ser muy amplia, si no que consiste más bien en sacar algo positivo de esta situación. Nuestra intención es daros un poco de información básica.
 
Los niños sufren cuando alguien cercano muere
En primer lugar, tenemos que entender que no es necesario ser un/a experto/a. Los/las docentes pueden ayudar simplemente estando presentes y atentos/as a sus estudiantes más afligidos, de manera que entiendan sus sentimientos. Debes preocuparte sobre si sus familias son conscientes de la situación y debes intentar que coja confianza contigo para poder hablar.

Esto no significa que tengas que ser un/a consejero/a: no se espera que los/las maestros/as creen un ambiente de terapia en el aula, pero sí que deben fomentar un entorno de apoyo cuando sea necesario. Nadie puede evitar el dolor de un/a niño/a, pero sí podemos ofrecerle estabilidad y confort en un momento crucial de su vida. Los siguientes consejor tienen como finalidd ayudarte a apoyar mejor a los/las estudiantes:



1. Ayuda al/la estudiante a comprender lo sucedido: 
Al hablar con un/a niño/a sobre la muerte de un ser querido, debemos ser muy claros y utilizar la palabra "muerte" y "muerto". Algunas expresiones como "descanso eterno" o "ir al cielo" pueden confundir a los/las niños/as y se le haces más difícil entender lo ocurrido. Debemos reforzar las relidades de la muerte (que es irreversible, que le pasa a todo el mundo, que las enfermedades llevan a ello...): esto ayuda a evitar errores y disminuye la sensación de preocupación, culpa o vergüenza que pueden acompañar a la muerte de un ser querido.

2. Invita a estudiantes más mayores para hablar de ello:
A raíz de la muerte de un familiar cercano, los/las alumnos/as mayores pueden ser de gran ayuda (pueden incluso ayudar a otros miembros de la familia). De esta forma, la escuela puede convertirse en un lugar donde los/las estudiantes que sufren pueden recibir ayuda de confianza, aunque igual prefieren hablar a solas, sin que nosotros/as estemos delante. Eso si, no debemos tratar de forzar esta situación, ya que el/la niño/a podría agobiarse: deben hablar con otras personas del tema cuando estén listos/as para ello. Nosotros/as debemos brindarles el apoyo y hablar con ellos/as de vez en cuando.

3. Deja que los/las niños/as se expresen: 
El objetivo que tenemos no es quitar el dolor por la muerte, sino permitir la oportunidad que se expresen: debemos evitar comentarios de ánimo del estilo de "por lo menos se murió despues de Navidad y pudiste pasar las vacaciones con él" o "al menos murió como un héroe". Lo que sí es positivo es que los/las niños/as compartan su dolor y nos cuenten como están llevando la situación, siempre dándoles espacio  y tranquilizarles diciéndoles (sobre todo a los pequeños) que no son responsables de esa muerte. Aún cuando no hay ningún motivo para sospechar que se sienten culpables, estos sentimientos de culpa son universales en los/las más pequeños/as cuando se encuentran tristes.

4. Ofrecer asistencia a padres, madres o tutores/as:
La familia del/la niño/a debe saber que éste se está enfrentando a la situación en la escuela, por eso debemos coordinarnos con las familias para sobrellevar el esfuerzo de que el/la alumno/a supere ese dolor cuanto antes. Además, tras una muerte cercana, las familias o tutores/as de los/las niños/as pequeños/as pueden sentirse abrumados/as y sin saber cómo ayudar al/la pequeño/o; es por ello que debemos tenderles asesoramiento personal desde la escuela, para disipar su preocupación.

5. Proporcionar apoyo en el aprendizaje:
Tras un fallecimiento cercano, los/las niños/as suelen tener problemas para concentrarse, por lo que debemos ofrecerles tutorías, apoyo extra o cambios temporales en horarios o compañeros/as, sin esperar a que todo esto afecte a su rendimiento. Debemos poner al tanto de la situación a otros/as alumnos/as, profesores/as o personas clave de la escuela, par que todos/as podamos coordinar el apoyo que proporcionarle.



La conclusión es que durante la semana, los/las niños/as pasan casi más tiempo en la escuela que en casa, y es por ello que tenemos una buena oportunidad para darles apoyo y ayudarles a que se enfrenten a la situación que están viviendo. 
Un poco de empatía podría serles de gran ayuda.
0 Comentarios
Insertar comentario

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

 

<< volver

Comunidades Autónomas

Mapa de España