Escuela20 

 
Búsqueda en los contenidos de la web

Hemeroteca

ESPAÑA
Está viendo: 
  • Hemeroteca
  •  
    • facebook (en nueva ventana)
    • twitter (en nueva ventana)
    • digg (en nueva ventana)
    • del.icio.us (en nueva ventana)
    • meneame (en nueva ventana)
    • fresqui (en nueva ventana)
    • technorati (en nueva ventana)
    • linkedin (en nueva ventana)
    • google bookmarks (en nueva ventana)
    • my yahoo (en nueva ventana)
    • my space (en nueva ventana)
  •       

Hemeroteca

Henry Giroux, un acercamiento a sus propuestas educativas

Pedagogo y educador audaz, Giroux está empecinado en establecer la interdependencia entre la política con la cultura, la educación, la ética, lo público, lo social y la crítica constructiva y organizada.
 
Henry Giroux es un pedagogo norteamericano, quizás uno de los más referenciados junto a Apple, Mclaren y Macedo que están intentando plantear nuevas perspectivas, discursos y planteamientos críticos con lo que ha sido tradicionalmente la educación en los EE UU. Sus aportaciones respecto a la práctica educativa intentan alejarse de la dicotomía entre las nuevas propuestas neoliberales y las ya viejas, por anticuadas, perspectivas críticas. Es uno de los escritores y de los educadores principales asociados a la tradición crítica de la teoría en la educación. Su primer libro, 'Ideología, cultura y el proceso de enseñar 1981' es considerado como voz cualificada de la teoría educativa. Ha sido autor de veinte libros y más de doscientos artículos sobre la educación. Apuesta por potenciar el conocimiento interdisciplinario. Plantea el cómo proporcionar una manera de interpretar y 'leer' la historia como parte de un proyecto más amplio que hace referencia a la 'identidad' en su acepción más global. Rechaza la distinción entre cultura alta y la popular. Prima lo ético en definir el lenguaje a utilizar por los profesores. Afirma que la escuela debe de ser el recurso más potente con el que se pueda contar.
 
Cuestiona qué enseñar y cómo organizar la escuela. Cree en una educación comprometida y no neutral, cuestiona por lo tanto el papel que cumple la educación y habla del que debería cumplir. Concibe la escuela, no como instalación aislada del entorno, sino como lugar de encuentro idóneo y estratégico para tratar temas que conciernen a la colectividad de la que forma parte, brindando sus instalaciones e infraestructura para ello. En definitiva, Henry Giroux pedagogo y educador audaz, es crítico, optimista, se muestra contrario a la desazón pesimista del presente, es un ciudadano que no concibe el cinismo del desencanto como actitud vital y que está empecinado en establecer la interdependencia entre la política con la cultura, la educación, la ética, lo público, lo social y la crítica constructiva y organizada.

Ante la globalización, muchos profesionales de la educación han interiorizado que más bien poco se puede hacer ante el tamaño de la ola que parece arrasar con todo lo anteriormente conocido, ola que rompe moldes y establece otros parámetros y valores que alcanzan de lleno a lo educativo en todos sus aspectos y niveles. Y en este preciso momento de creciente pesimismo, Giroux busca un hueco, difícil de encontrar que compaginaría el lenguaje de la crítica con el lenguaje de la posibilidad y el optimismo para con el futuro. Trata de desarrollar un pensamiento crítico que superando el determinismo desesperanzador impulse acciones educativas transformadoras tratando de promover más justas, nuevas y mejores orientaciones con respecto a la práctica educativa.

Henry Giroux coincide con Chomsky en una postura muy distante de quienes no han sido conscientes de que oponiéndose a la sociedad de la información fomentan, aun sin querer, la exclusión social del alumnado peor situado económicamente. Y trata en ese sentido de contribuir a una mayor comprensión crítica de la relación dialéctica que existe entre cultura educativa y democracia política, pues para él es posible extraer elementos críticos con los cuales enriquecer un pensamiento y unas acciones transformadoras.

Sus orientaciones huyen tanto del comercialismo de Disney como de la crítica gratuita. Una crítica gratuita que no acierta realmente a poder percibir en toda su complejidad que en la actual sociedad de la información del año 2011 las nuevas tecnologías aplicadas a la educación conectan mucho mejor con los deseos de los alumnos más jóvenes, que una educación, y que unas prácticas, a veces muy anquilosadas y más propias de las escuelas de la antigua sociedad industrial. Apuesta Henry Giroux por que los profesionales de la educación sean intelectuales públicos que dejen de considerarse, y actuar, como vanguardistas raros, profesionales solitarios o francotiradores sin relación organizada alguna. Apuesta por el contrario, por que sean ciudadanos críticos organizados cuyas acciones y conocimientos colectivos se inscriban en la propia comunidad.

No se trata de reafirmarse en disquisiciones críticas que sí sirvieron en otra época pero que en la actual ya han demostrado su incapacidad para generar movimientos transformadores. En su libro 'Cultura, política y práctica educativa', Giroux señala el camino para quienes desde sus ámbitos de actuación en cualquiera de los niveles educativos en los que actúen, quieren ser transformadores activos y eficaces en el entorno educativo y en su relación con los alumnos.

Fuente:
1 Comentario
1 Roberto
17/11/2011 9:59:07
Giroux
la propuesta de Giroux es bien conocida. Dada su presencia hoy en día en el discurso pedagógico, no está de mas releer sus trabajos como el que aquí se cita. Seguramente una revisión necesaria
Insertar comentario

* campos obligatorios

Aviso: el comentario no será publicado hasta que no sea validado.

 

<< volver

Comunidades Autónomas

Mapa de España