Escuela20 

 
Búsqueda en los contenidos de la web

Alumnos

Estudiantes

¡APRENDER DIVIRTIENDOTE ES POSIBLE!
Juegos, concursos, comunidades virtuales, enlaces a webs, videos, noticias...

Está viendo: 
  •  
    • facebook (en nueva ventana)
    • twitter (en nueva ventana)
    • digg (en nueva ventana)
    • del.icio.us (en nueva ventana)
    • meneame (en nueva ventana)
    • fresqui (en nueva ventana)
    • technorati (en nueva ventana)
    • linkedin (en nueva ventana)
    • google bookmarks (en nueva ventana)
    • my yahoo (en nueva ventana)
    • my space (en nueva ventana)
  •       

Artículos y actualidad

8 consejos indispensables para aprovechar lo que has estudiado... fuera de las aulas

¿Cómo aprovechar tu época de estudiante para poder adquirir otro tipo de habilidades y competencias? ¿Cómo aprender a comunicarte, a organizar tus metas, a moverte en la incertidumbre? A menudo, cuando salimos del Bachillerato, de la FP o de la Universidad, la vida "adulta" nos soprende con nuevos problemas y nuevas soluciones que hemos de encontrar y "sufrir"...
 
exito
 ¿Tienes un plan B?
Obviamente, este consejo no vale para todo el mundo pero, a menudo, cuando no tenemos un plan B, una red de seguridad, la incertidumbre y el riesgo nos pone las pilas. Es necesario aprender a no depender de redes de seguridad, a tolerar el riesgo y a enfrentarnos a ese tipo de situaciones

El esfuerzo
Los buenos resultados, casi siempre, vienen del esfuerzo: no existen milagros o, al menos, muy habitualmente, lo raro sería que un éxito personal, académico o laboral llegase solo. Si quieres resultados, tendrás que trabajar en ellos, ser perseverante y poner todo de tu parte.

Más trabajo
Ciertamente, muchas horas no equivalen a mucho trabajo, pero es obvio que algunas tareas requieren más tiempo que otras. Ten en cuenta que, a lo largo de tu vida académica, habrá momentos en los que tengas que dedicar una inversión importante de tu tiempo a realizar trabajos, tareas o proyectos. Si realmente te importan, hazlo, Si no estás dispuesta/o a hacerlo, no serán tan importantes para ti... Involúcrate

¿Convencionalidad?
La sabiduría "convencional" lleva a resultados convencionales... Bien, no es nada malo, pero puede ser que evitar una gran competencia te lleve a mejor puerto por ejemplo, con los estudios o con la elección de una profesión. ¿Un consejo? Normalmente, cuando acabamos un examen, tendemos a preguntar a todos nuestros compañeros y compañeras qué han contestado: antes de agobiarte y tirarte de los pelos, pregúntate por qué ellos y ellas habrían de tener razón y tú no... ¿Y tu autoestima?

Apunta alto...
... Pero se realista.
Fija objetivos que puedas alcanzar, pero que no sean fáciles para ti: asegúrate de que tu objetivo es factible. Ahora debes descompenerlo en tareas... y hacerlas. Y esta solución se aplica a todas las áreas de tu vida: si te acostumbras ahora, lo agradecerás más adelante.

No te detengas
Cuando alcanzas tus metas, no debes detenerte: úsalas como una base que te puede hacer alcanzar objetivos cada vez mayores. Todo lo que aprendas puede serte útil, todo: debes enfocarlo, una vez superado, en una dirección u otra; es decir, debes plantearte nuevos propósitos y hacer planes de trabajo cada vez más ambiciosos.

Comunícate
Me gusta más que decir que "hay que saber venderse": comunicar tus ideas, habilidades, conocimientos y saber transmitir a los y las demás lo que sabes hacer es indispensable. El aula es un buen campo de entrenamiento: te ayudará a construir relaciones y a conocer tus competencias comunicativas frente a una serie de personas muy heterogeneas entre sí, obligándote a explicar lo que sabes y lo que sabes hacer.

No fanfarronees...ni todo lo contrario
¿Has cometido un error? ¡Admítelo! No se acabará el mundo. No te sientas culpable: cometer errores significa estar en el buen camino para aprender, aunque te ayudasen otras personas y sientas que has podido "defraudar" a alguien. No has fallado a nadie.
Pero quizás estás en el otro extremo: quizás crees que tu trabajo siempre es perfecto. Quizás no asumes que tú también puedes fallar: eso te llevará, por un lado, a derrumbarte ante el mínimo contratiempo que puedas causar o que pueda sufrir tu trabajo académico o tu empleo, en un futuro, o a juzgar con excesiva dureza el trabajo ajeno, sin ser capaz de ver fallos y puntos de mejora en lo que tú haces. Una dosis de orgullo y una dosis de humildad: no olvides que, en el centro, está la virtud.
 
 
 

<< volver

Comunidades Autónomas

Mapa de España