Escuela20 

 
Búsqueda en los contenidos de la web

Hemeroteca

ESPAÑA
Está viendo: 
  • Hemeroteca
  •  
    • facebook (en nueva ventana)
    • twitter (en nueva ventana)
    • digg (en nueva ventana)
    • del.icio.us (en nueva ventana)
    • meneame (en nueva ventana)
    • fresqui (en nueva ventana)
    • technorati (en nueva ventana)
    • linkedin (en nueva ventana)
    • google bookmarks (en nueva ventana)
    • my yahoo (en nueva ventana)
    • my space (en nueva ventana)
  •       

Hemeroteca

Uso del móvil en la escuela, m-learning

La nueva Tecnología de la Información y la Comunicación (TIC) ofrece la posibilidad de desarrollar modelos pedagógicos que el sistema tradicional de enseñanza suele no permitir. Pero debemos también superar la excesiva devoción a lo tecnológico y reconocer que no es suficiente integrarlo a la escuela, sino que hay que saber para qué, cuándo y cómo puede aportar calidad a los procesos formativos.
 
 "La integración de las TIC en la institución escolar ha sido, es, y probablemente seguirá siendo, motivo de debate y de diseño de distintos escenarios, algunos de los cuales hoy pueden parecer de ciencia ficción". (La integración de las Tecnologías de la Información y la Comunicación en los Sistemas Educativos, IIPE, Unesco, 2006). 

INTEGRAR LA TECNOLOGÍA MÓVIL, PERO ¿CÓMO? Hemos visto a lo largo de estas notas, cómo poder dominar las nuevas tecnologías se transforma en un aprendizaje indispensable para toda persona en la sociedad de la información, pero también reflexionamos sobre la dificultad que se observa en los sistemas educativos, al tener que tomar decisiones acerca de la inclusión inteligente de las TIC que necesitan las nuevas generaciones digitales. 
La sociedad de la información no puede existir sin educación. Tecnología móvil, computación móvil, telefonía móvil son términos genéricos para describir las capacidades que permiten comunicación electrónica de manera no cableada, lo que facilita la comunicación entre puntos remotos y en movimiento. En la actualidad, se asocia a los servicios y dispositivos que permiten comunicación de voz, datos y capacidad de procesamiento en terminales. 

Es interesante observar las ocho formas de integración y uso de la tecnología en el aula que describe Christopher Moersch (1995), en los que se trata de avanzar de niveles de exploración o toma de conciencia hacia otros de inclusión, expansión, integración y refinamiento:

Nivel 0. No uso
Caracterizado por una supuesta falta de acceso a la tecnología o falta de interés en buscar una aplicación útil. 

Nivel 1. Conciencia
El uso de las TIC se hace fuera de las aulas, por ejemplo, en laboratorios especiales, y las aplicaciones disponibles tienen poca relevancia con relación al programa de enseñanza de cada profesor.

Nivel 2. Exploración
Las herramientas tecnológicas sirven como un complemento a los programas de los docentes (juegos educativos o simulaciones).

Nivel 3. Inculcar
Las herramientas tecnológicas potencian la enseñanza del docente, a través del uso de bases de datos, hojas de cálculo o aplicaciones multimedia para analizar resultados o compartir datos entre escuelas. 

Nivel 4a. Integración mecánica
Las TIC se integran mecánicamente, lo que enriquece la comprensión de los estudiantes de los conceptos, temas y procesos, con una fuerte dependencia de materiales que no son de producción propia. 

Nivel 4b. Integración rutinaria
Los docentes pueden crear fácilmente unidades integradas con poca intervención de recursos externos. 

Nivel 5. Expansión
El acceso a la tecnología se extiende más allá del aula para ampliar las experiencias de los estudiantes hacia aprendizajes en el contexto real (aprendizaje situado) o para la solución de problemas. 

Nivel 6. Refinamiento
La tecnología es percibida como un proceso o producto para la solución de problemas reales y complejos. Los estudiantes tienen fácil acceso y una comprensión completa de una amplia gama de herramientas TIC para realizar cualquier tarea. Esta diversidad de niveles describe las formas en que se pueden integrar las TIC a la formación, pero, al mismo tiempo, pone en evidencia el gran desafío que deben asumir los responsables de políticas y quienes gestionan las instituciones educativas. 
 
Seguir leyendo en: 
 

<< volver

Comunidades Autónomas

Mapa de España